Archivo | Análisis PC RSS feed for this section

La saga del videojuego multiplataforma más larga y famosa de la historia

28 Dic

Si hay un videojuego largo, con multitud de posibilidades, interminable, y que a todo el mundo le gusta o al menos ha jugado una vez, eses es: EL SOLITARIO

Este famoso videojuego basado en un juego de cartas apareció por primera vez en el mundo de los pixels en el Windows 3.11 y su carrera hacia el éxito ha sido imparable. Su aplastante éxito y fama y su increible jugabilidad acompañada por unos gráficos de infarto lo ha convertido en el juego de PC por excelencia. Por eso se merece una mención especial y cuando menos, un concienzudo análisis.

La historia del juego es sencilla: se trata de ordenar una baraja de naipes en un tapete, donde se reparten de menor a mayor cantidad de cartas a lo largo de siete filas, todas ellas colocadas boca abajo excepto la primera. Arriba tenemos el mazo barajado, boca a bajo tambien, del que cogemos las cartas conforme las necesitemos para colocarlas en las filas de abajo. ¡Pero no en un orden cualquiera! De mayor a menor y alternando carta roja con carta negra. Una complejidad que no todos comprenden.  Evidentemente debes ir despejando las filas para ir encontrando las cartas que necesitas, hasta ir dejando el tablero vacío. Conforme vayan apareciendo los As de la baraja se irá ordenando arriba perfectamente.

¡Y vuelta a empezar!

La jugabilidad del juego es sencilla, si bien hay quien tarda en pillarle el truco. Solo debes arrastrar las cartas con el ratón y ponerlas una encima de otra. Al principio de la aparición del juego debías terminar la partida colocandolas encima de los ases pero ahora, en un avance técnico icreible, se autoposicionan con un clic en el tapete.

Sonido. Este es quizás el aspecto más atgractivo del juego, ya que… ¡¡No tiene sonido!! Puedes escuchar tu música favorita mientras juegas sin que esto entorpezca la comprensión del juego. Tan solo se escucha el efecto sonoro de colocar las cartas.

Gráfica. A pesar de la complejidad gráfica que entraña este clásico no ha perdido ni una pizca de esencia del original. Si bién se ha ido definiendo el estilo y los bordes de las cartas con el tiempo, el tapete se ha ido modernizando pasando de ser un tapete verde a poder poner arena, fondos de paisajes, flores, animalicos…. y el dorso de las cartas tambien ha ido cambiando con el paso del tiempo pudiendo escoger según las posibilidades que Windows nos ofrecía.

Además es un juego para todas las edades. Actualmente podemos encontrarlo en Windows, en Ubuntu, en Mac, en tu Ipod touch, en tu movil… Puedes jugarlo en casa, en la oficina, en el bus, en el tren, en el avion, mientras ves la tele, mientras estás en el baño, en clase…Vamos ¡¡que si no juegas es porque no quieres!!

Como no podía ser de otra manera, este juego es un Imprescindible en la histora videojueguil que no te puedes perder por nada.

Lo mejor de Microsoft, vamos.

Análisis: Revenge of the Titans

19 Dic

El juego indie se ha hecho un hueco por derecho propio en nuestro mundillo, antaño limitado a las distribuciones locales y a los juegos que las revistas incluían en sus CD’s de muestra, hoy día goza de una salud increíble gracias a internet y a ciertas iniciativas de distribución y lanzamiento como el Humble Indie Bundle, al que ya dedicamos noticia del lanzamiento de su segunda edición en la que ha visto la luz la versión final del juego que nos ocupa: Revenge of the Titans, de Puppy Games.

No sin cierta vergüenza tengo que admitir que Revenge of the Titans me ha cogido por sorpresa en diversos aspectos, siendo el primero de ellos el gráfico; con este como suele ocurrirme con otros juegos de esta plataforma Revenge of the Titans no me decía mucho en capturas, ni siquiera llegué a probar la demo en su momento y debo reconocer, queridos lectores, que me arrepiento.

Revenge of the Titans (desde ahora RotT o Revenge) es, eso sí, un juego que hay que coger desoldándonos del cerebro el chip del graphicwhorismo, Puppy Games es un equipo que desarrolla juegos mediante puro píxel art tomando la base de los antiguos ordenadores de 8 bits, esto ya debería daros a entender lo que nos encontraremos: píxeles como puños y simpáticos sprites cuadradotes, minimalismo en estado puro, pero un minimalismo con un elegante uso del color y un grafismo de lo más simpático, aderezado con efectos de post-procesado y partículas, quedando un resultado no precisamente ostentoso pero muy divertido y particularmente agradable a la vista.

Tendréis que tener en cuenta que el juego no se mueve a una gran resolución que digamos – de hecho se ejecuta en ventana – pero ¿lo necesita? No, y estoy completamente seguro de ello, puede que algunos juegos como Braid tengan por defecto la opción de pantalla completa activada para así desplegar todos sus detalles ante los ojos del jugador, pero reescalar RotT mataría la nitidez de un apartado simple, pero nítido y limpio.

Sonoramente el juego cumple sin más, contamos con 6 piezas que escucharemos en menús y secuencias y que básicamente son adaptaciones de temas clásicos como Así habló Zaratustra a estilos más propios del rock y de la ciencia ficción, adaptándose así al ambiente general del título.

Los efectos de sonido por el contrario tienen más protagonismo, copando los momentos de batalla que se verán inundados por los rugidos de los titanes, el sonido de nuestros cañones, el zumbido eléctrico de las refinerías, las explosiones de los edificios derribados y las alarmas que avisan de la necesidad de recargar las torretas o recolectar los créditos entre otras cosas, todo muy nítido además, evitándonos así sufrir la cacofonía en la podría convertirse.

La jugabilidad es bastante sencilla, Revenge of the Titans pertenece al género Tower Defense, en el que hemos de disponerlo todo para proteger nuestra torre/base antes de activar el ataque del enemigo; el juego es exactamente así, situándonos en un campo de batalla sólo con nuestra base, alrededor de la cual hemos de disponer barreras, torretas, cañones y todo lo que tengamos a nuestra disposición para protegerla, además mientras dure el ataque hemos de seguir prestando atención, ya que debemos activar la recarga de las armas, reemplazar construcciones que nuestros enemigos hayan derribado o recoger el mineral extraído de la refinería. Naturalmente podemos hacer crecer nuestro armamento, recursos y capacidades en un menú anterior a la batalla, donde se nos dará la oportunidad de adquirir nuevos tipos de construcciones o invertir en mejoras para la cadencia de disparo y recarga de los cañones, velocidad de recolección de las refinerías, defensas generales o derivar a tecnologías para desbloquear más opciones.

Tal vez hubiera que darle un pequeño tirón de orejas a Puppy Games por el idioma, ya que el juego incluye una cantidad de texto medianamente considerable y la única lengua disponible es el inglés, pero los menús son bastante gráficos así que tampoco es muy difícil perderse en ellos.

En cuanto a compatibilidad, el juego ha sido lanzado como bien he apuntado antes dentro del Humble Indie Pack, lo que implica que funciona perfectamente bajo Windows, Linux y Mac (hubo problemas con la versión Linux en el lanzamiento, pero fueron solucionados al día siguiente)

Debo decir que me alegro de haber iniciado la sección con éste juego, hay muchos motivos por los que Revenge of the Titans pasará desapercibido y tras jugarlo en profundidad creo que sería una injusticia. Es un juego divertido, simpático y para rematar barato (desde 0.75 € comprado en el Humble Indie Pack y 12.58 € individualmente desde la web oficial) que no despertará pasiones ni será un Must Have de estos que tanto están de moda, pero como poco es un juego Recomendable que todo amante de los Tower Defense debería tener en su juegoteca.